Blogia
muchoquedecir

Comida japonesa? Nein, danke

Hacía tiempo que se me venía invitando a cenar a un restaurante japonés pero a pesar de la insistencia siempre me salía con la mía y cenábamos en otro lado.
Debo reconocer que mis primeros acercamientos al mundo del sushi no han sido fáciles ni decorosos. Comencé a escuchar hablar de rols y sashimis, todo lo que me sonaba a franca siutiquiería. Hoy, a mediados del año 2005 cuando caminaba por Orlandostr. me propuse entrar a un restaurante japonés, para salir finalmente de dudas con respeto esta nueva “moda culinaria”.




Nos sentamos y miramos la carta sin entender nada aunque por fin decidimos lo que comer. El bavieca me recomendó un gran plato. Cuando la comida llegó, vimos que tenía pocos rols más occidentales y que primaban los bocadillos a base de gelatinosos pedazos de pescado crudo. ¡CRUDO! En fin, comenzamos a comer y la expresión de asco iba aumentando en mi cara. Yo, haciendo caso a mis raíces, trataba de comer lo más posible, para no desperdiciar el dinero invertido en la invitación a la aventura gastronómica. Cuando aún quedaba un tercio del plato del medio-alemán este, yo no podía seguir mintiendo diciendo lo mucho que me gustaba la comida y mi cara de circunstancia lo decía todo. Si por mi hubiese sido me lo hubiese llevado a casa todo y hubiese puesto todo ese pescado crudo en una sartén y hubiese cometido el sacrilegio: cocinar la comida japonesa, para poder comerla.

Espero que hasta dentro de un tiempo no me inviten a cenar a un japonés a pesar de que dicen que el paladar se educa. Quizá algún día el sushi sea el pan de cada día, incluso me lo tome para desayunar si consigo quitarme esa fobia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres