Blogia
muchoquedecir

Llegados a este punto no hay nada más de lo que hablar (Hotel Portocristo)

Debido a que el viernes pasado no pude mantener la segunda parte de la entrevista con el jefazo del Hotel Portocristo, hoy tempranito he recibido su llamada. Después de una charla en la que el catalán y el castellano se entremezclaban y que ya empezabámos a llegar al grano del asunto, le he preguntado sobre el número de horas que tendría que trabajar y el dinero aproximado que se cobraba. El tío no soltaba prenda, así que, como yo no vivo del aire, le he dicho que sin saber el dinero que pensaba pagarme yo no me comprometía a la formación que el me pedía. En ese momento va el tío y me dice que "llegados a este punto de la entrevista no hay nada más de lo que hablar".
Yo tenía planes en este hotel si os digo la verdad. El primero era intentarle enseñar al que sería mi supuesto jefe un poco mejor el castellano y el segundo corregir esos pequeños fallos de traducción que están en la página web del hotel.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Anónimo -

La verdad que antes de dar clases a los empleados o a los futuros empleados deberian formarse ellos y dar ejemplo. Porque quedar en ridiculo con los empleados no es sintoma, de formalidad ni de pretender tenerla.(Sobre todo cuando se pretende exigir)
Animo no se acaba el mundo, Vicky.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres